.
.
.
.

«Los inescrutables caminos del arte»



Matilde Cortés Puente (México, 1936).


“Como cualquier personaje de la vida cotidiana los originales seres de Matilde Cortés Puente, nos sonríen inconscientes de ser los protagonistas de esa sobrevalorada charada que es nuestra existencia social. Pero Matilde no se deja engañar, ella muestra las almas de sus dibujos a través de poses electrizadas y cierta rigidez delatora, pero sobre todo mostrándonos la verdadera mirada que entierran esos ojos variopintos. Cortés Puente es una profunda observadora, cada minúsculo trazo nos cuenta una pequeña historia que solo ella acertó a entrever entre las veladuras de los disfraces, ella no perfila los pliegues de esos ropajes sino que dibuja las cicatrices que imprime la vida sobre los personajes que crea.
Marionetas independientes cortaron sus hilos, libres de accesorios o de ambages, sin entorno ni teatro que las cobije suspendidas en el espacio vacío como estrellas, siempre interpretando, guardianas celosas de su mundo interior. Las únicas pistas sobre el duro camino recorrido se encuentran latentes tras su desafiante gestualidad. Ante su obra el sabor de su abigarrado guiñol es rotundamente agridulce y es porque eso nos induce a plantearnos que nadie es inmune al poder de las plumas del pavo real, personajes fantásticos actuando en un escenario descarnadamente real”. (José María Escarastegui Mendoza)





 Esguinces del alma
La trayectoria de Matilde Cortés Puente (1936) se concreta al difícil arte de la vida, una vida consagrada al ser como expresión máxima de la condición humana desde su más compleja acepción. Mujer de grandes batallas internas, a temprana edad conoció el rostro descarnado de la vida siendo el dolor y la enfermedad el sudario de su viacrucis diario.
Matilde es una mujer de su tiempo afianzada a su pasado, época donde los rostros cambiantes del tiempo besaban un mismo espacio al ser la familia razón y núcleo de existencia. Añoranza de un pasado cuando padres e hijos departían entre risas y juegos después de largas jornadas de trabajo, quehaceres domésticos y estudios. Muy lejos quedan aquellos días de sosiego en el campo, el dulzor acre de la tierra y una infancia fulgurante; las grietas de la vida debilitan la memoria abriendo surcos por si acaso hubiera que enterrar pérdidas dolorosas.  
Ataviada con el ajuar del tiempo, Matilde porta con dignidad su edad. Señora abrigada de experiencia, el destino marcó y delimitó muchas de las veces sus pasos colocándola contra las cuerdas del ring cuya única alternativa era combatir o perecer en el intento. Cicatrices en el alma suturadas por incontables pesares sin anestesia; primero su padre y más tarde el marido enfermo. Años de entrega por amor al otro pese haber condena en la sentencia. Mujer yunque de inquebrantable fe a pesar del abismo ante sus pies, ha sido fuente de inspiración en mi temprana obra porque no había dolor o alegría que ella no compartiera conmigo para bien o mal.  
Con 45 años e hijos pequeños, la viudez colocó a Cortés Puente entre cuatro paredes. Prejuicios acordes a su formación atenazaban su mente para dejarse influenciar por sus verdaderos propósitos, como ser autosuficiente, pero el peso del deber y lo que es correcto puede ser una carga infranqueable, encontrando en el camino correcto la salida.
Consagrada a sus hijos, Matilde regresa a los senderos de su pasado cuando decide hacer de la evangelización su camino; porque ser hija de Paquito Cortés es una bendición que se hereda. Seguramente las nuevas generaciones no conozcan a la mujer de voz potente, delante de un gentío atento a sus palabras, pero sí sabrán de ella por el naturalismo de sus dibujos porque en Matilde Cortés Puente, el trazo a mano son las líneas de su destino; aquel que la zarandeó cual monigote de guiñol sin haber logrado que los hilos más íntimos de su esencia cedieran al paso.


El rostro del arte y sus diferentes edades
No concibo un arte ajeno al dolor que para nutrirse es pasto de rebaño; mi comprensión del arte se fundamenta en cuestiones personalísimas del ser como algo inherente a su esencia, suma de un todo que en la cotidianidad de los actos tiene la dosis necesaria de vivencia estética. “La obra dibujística” de mi madre nace en el cenit de su vida, cuando cualquier gesto motriz parece distanciado de su entorno tras llegar el invierno y el último signo vital de juventud cae prisionero de una sociedad en guerra con la edad y canas del tiempo, como si la vejez denigrara al que la porta, siendo necesario agudizar los sentidos ante la falta de sensibilidad humana.  
Observadora innata e incansable rastreadora de gestos, mi madre hace por encargo la primera serie de ‘personajes de utilería’ en 2013, para un proyecto en el que yo buscaba caricaturizar mi entorno. Su pasión por garabatear la condición humana es añeja aunque nunca pisó el terreno de lo formal ni como pasatiempo; retratos que resuelve con soltura e ingenio entre bocanadas de humor ácido y sentido de la vida por encima de tragedia alguna, al inyectar a sus personajes de optimismo y complicidad. Las líneas en sus dibujos muestran el carácter enérgico de quien sabe lo que quiere y el camino a seguir; precisión incierta del destino cual palma de la mano trazada al azar.  
Sin ser condescendiente o piedra inamovible en sus conceptos, mi madre desarrolla diálogos epistolares donde la religión no es motivo ni causa pero sí otra manera de evangelizar, al redactar en el cuerpo de sus dibujos un mensaje que reivindica la edad adulta por encima de dogmas, prejuicios y categorías discriminatorias, como quien somete a buen juicio a la inteligencia antes que el desconocimiento zurre la cara más allá del invierno con arrugas. Considero que mi madre comenzó a liberar su mente de manera paulatina conforme las circunstancias la colocaron delante y detrás del espejo.
Sus dibujos son la expresión madura de la mujer antípoda consecuente a su formación, sin que haya el menor roce obsecuente. Considero que la religión no ha sido limitación al instante de trasvenar su mente, antes bien un camino de exploración conforme avanza la redescubre hacia horizontes entre lo políticamente correcto y la honestidad en el trazo.



Matilde Cortés Puente abre el telón de su Guiñol, para habitar el Museo de MaJiCor con sus «personajes cotidianos» en la obra, “Casa en venta, Pintura expuesta”


     



"Personajes Cotidianos" por Matilde Cortés Puente
Fotografía: Rosa Matilde Jiménez Cortés


















































Personajes cotidianos
En la serie, Personajes cotidianos, Cortés Puente recoge en la figura humana entes ‘vestidos de causa’ aislados de su entorno, sin referencia o signo de convivencia entre sí excepto parecerse a sí mismos y el personaje que representan, aunque algunas veces retrata parejas en el jolgorio de un amor universal como el guiño de un ojo risueño; composición nutrida por minúsculos versos cosidos al cuerpo amoroso de sus seres.
De uno en uno, Matilde puebla los paisajes de su mente con sujetos acordes a su entorno y tiempo, vivencias cercanas con los pobladores donde solía evangelizar. ‘Ir al cerro’ significaba recorrer a pie largas distancias de camino empedrado bajo el candente rayo de sol o lluvia pertinaz, acompañada de una o más catequistas o en el peor de los casos sola; lo cual no impedía se entregara con estoicismo a su vocación. Incontables son las historias tras una vida de servicio y entrega a los demás, tanto como las muestras de admiración y respeto que doña Mati atesora a pensar de haberse retirado de su cargo.  
Artista en el umbral de su tiempo, Cortés deja recaer con exquisita sutileza las cuerdas vocales de su pensamiento sin alzar la voz pero manteniendo firme el timbre de sus planteamientos, al explorar su esencia e identidad a través de los mil y un rostros en las distintas edades del tiempo. Entrar en el espacio vital de una mujer que ha estado en tantos campos de batalla, solo a ella corresponde. Como hija puedo hacer una lectura sobre su obra, invitarla a compartir espacio expositivo, acoger sus personajes en mis habitáculos e incluso tomarla de la mano y guiar sus pasos como hizo mi padre conmigo, sin olvidar que algún día tendré que abrir mi mano y dejarla volar cual golondrina surcando el cielo de su memoria.    
Córdoba, 14 de marzo de 2017.



Material perteneciente al proyecto independiente MUSEO 2016 – 2017 por Rosa Matilde Jiménez Cortés, en colaboración con Matilde Cortés Puente y José María Escarastegui Mendoza
Publicaciones / Desarrollo del proyecto
CASA EN VENTA - PINTURA EXPUESTA
EN EL VIENTRE DE MI CASA
HABITÁCULOS DEL SER

EntreVistArtista: José Luis Torrego







Para EntreVistArtista (EVA) © 2009 – 2016
Entre Tú y Yo: José Luis Torrego  



EntreVistArtista: La palabra en tu hacer cotidiano, el proceso de enamoramiento al hacerla tuya y dejar que hable por ti, cómo es... 

José Luis Torrego: La palabra y el tiempo machadianos hacen el rostro de la poesía, como el óleo un retrato. Sin embargo, el propósito último no es la palabra; ella es la herramienta, única junto con el tiempo, con que cuenta el poeta para su misión. ¿Y cuál es esa misión? Vestir los espíritus becquerianos que vagan desnudos por las galerías de su alma. Las palabras son el único ropaje para sacarlos a la luz.

Un ejercicio de caridad y claridad es la poesía, así lo define mi maestro Salinas, así lo estimo yo: rescatar esos sentimientos, esas verdades que son íntimas del autor; y cuanto más personales, más universales. Las palabras han de ser el vehículo de los sinceros sentires del poeta hacia la reminiscencia en el lector de sentimientos comunes en un espíritu común y universal. Y como eso es tan inefable, hay que amar la palabra hasta el extremo, de modo que transcienda a las realidades concretas de las que nacieron y sea un lenguaje nuevo.

Sobre cómo hacerla mía, es decir, que exprese lo que yo siento o me atormenta, hago como se debe hacer con un amor, dejarla libre, ni forzarla ni exigirla, y ella viene sola para expresar lo que vagaba en mi espíritu. Cuando ella quiere, arbitraria y apasionada, le gusta, a veces despertarme con un beso a las cuatro de la mañana o deslizar su mano bajo mi camisa en un jardín de sol.

Mis poemas se escriben cuando ella me visita. Eso sí, cada encuentro es tan intenso como son los encuentros buscados por una amante. Yo, en su ausencia, me preparo para sus llegadas leyendo las novelas de amor que con sus palabras escribieron otros poetas.



EVA: Al igual que cualquier relación íntima donde existe desencanto, ¿la palabra no ha sido causa de divorcio?
            
JLT: Con la palabra nunca hubo ningún desengaño. Supongo que de haberlo sería al estilo del que señala Kipling en: If you can bear to hear the truth you've spoken / Twisted by knaves to make a trap for fools. Afortunadamente, veo lectores que se emocionan con mis poemas, nadie que lo malinterprete involuntariamente ni a propósito para aprovecharse de alguien. Supongo, eso puede ser lo único que te haga desistir del amor por la palabra. Como le pasó a Salinger.



EVA: ¿Por qué elegiste a la palabra como tu campo de acción para expresarte? ¿Es tu coraza para enfrentar un mundo con la piel adormecida?

JLT: ¿Por qué elegí la palabra o la poesía? ¿Por qué elegí el ajedrez? ¿Por qué se elige una pasión o un amor? No se hace, son ellos los que te eligen a ti. Naces con ese estigma y un día se te revela. Quizá hubiera añadido la música si fuera capaz de disociar independientes acciones a mis manos al tocar el piano o distinguir un Do de un La. Quizá me gustaría crear imágenes, si no fuera tan torpe con mis manos. El caso es que cuando las nostalgias, las ausencias, los deseos o la angustia ante el misterio trascendente me presionan el pecho hasta el ahogo, lo que me salva de reventar es la poesía, la palabra. No es protección contra el mundo, al contrario, abierto al mundo como está el poeta, la poesía es el bálsamo que restaña las heridas que suceden viviendo a pecho descubierto. Como se debe vivir, por otra parte.



EVA: El artista que atribuye su condición a estigmas es como decir que estamos ante un tipo de mal incurable o maldición.
¿El arte es un ente viviente que nos elige a capricho? Nuestra capacidad de elección y decisión, ¿qué lugar ocupa? Más allá de la palabra, está la acción en toda obra.
            
JLT: Cuando uno imagina a Leonardo cargando toda su vida con el último retoque a la Gioconda o a un anciano entre los andamios de la Capilla Sixtina, podría pensar que ser distinguido con la luz de los dioses es, en efecto, una carga. Yo, en mi esfera tan modesta, considero el estigma una fortuna, que nunca me dará una fortuna pero lo es en sí misma. Lo es por la mirada especial que me da hacia el mundo, los demás y mi propio interior.



EVA: Una mirada especial, sensible, humana; es la que todos necesitamos. 
¿Cuál es el papel del poeta en este circo llamado mundo donde todos representamos un personaje (consciente o no) para bien o mal? ¿Ser bufón o paladín del diablo? ¿Cómo te representas ante ti mismo en razón del otro?

JLT: El poeta es Prometeo. Se aventura y retorna con otra llama del fuego de los dioses. Cada poeta que leo es porque me entrega una tesela del mosaico inmenso que es lo divino de la naturaleza humana. Si yo considero un poema bueno es porque con él aportó una nueva chispa a ese secreto. En la otredad nos desarrollamos, vivimos, pero sólo en la soledad reflexiva, somos capaces de adentrarnos en el sentido de la existencia.

Ahora bien, la otredad entendida como las circunstancias o las personas que nos circundan con pruebas constantes, ya sea de desprecio, desconfianza, necesidad o cariño; son las que nos hacen explorar los límites de lo humano. La otredad –llamaría yo– inquisitiva; que en ocasiones puede ser una Rosa.



EVA: Sin espinas la rosa exhibiría indefensa la vulnerabilidad de su esencia por naturaleza frágil y efímera, cuya hermosura radica en lo que oculta, no en lo que exhibe a la vista hambrienta del otro. 
Todo poeta guarda para sí un jardín secreto, ¿cultivas un jardín al amparo de la palabra?

JLT: Cuidado, Alicia, y no te esfuerces por distinguir ni consideres mejores las rosas rojas, las blancas. En el fondo son las mismas, unas más desnudas, otras más pintadas. Todos, Rosa espinada en las preguntas que se clavan en la esencia, todos tenemos un jardín secreto, con rosas como tú. Quizá los poetas menos secreto, pues abren las verjas e invitan a observar sus rosas, a veces incluso a cortarlas. Por eso los lectores, de vez en cuando, brotan lágrimas: se les clavó la misma espina en la misma piel, reparan que era su mismo jardín el que visitaban.



EVA: Subestimar el poder fálico de la palabra es amedrentar su naturaleza hasta reducirla a poca cosa; el machismo es un claro ejemplo. ​Tintadas o no, sólo las blancas ofrecen el gambito; en contrapartida, las negras parecen condenadas a vivir eternamente amuralladas... pero eso puede cambiarse, ¿cierto? El ofrecimiento o el recogimiento no tienen color alguno, ¿o sí?

JLT: Yo veo la poesía como un prodigio de curvas seductoras, muy femeninas ellas. Del mismo modo, también es mito que los gambitos sean de blancas, pues aunque el gambito de rey, el de dama o el danés lo sean, las negras (como la mujer) no tienen en absoluto porqué resignarse a una posición pasiva y pueden responder con el gambito letón o la escandinava. El ajedrez, como la poesía, como la vida tiene una tradición... que invita a trocar. Como, Rosa querida, existen las flores que olvidan su papel y son ellas quienes devoran a los insectos…



EVA: La negras activas nacen de blancas pasivas, su poder es relativo, concedido o regalado. Son las blancas quienes dan la vida ¿se puede dudar acaso de su género femenino? La noble tradición del ajedrez invita más a trocear que a trocar. Los intercambios y los trueques son meros formalismos… eso sí, a veces infinitamente sutiles y hermosos, ¿son accidentes como el arte quizá?

JLT: En absoluto, muy al contrario, la esencia del ajedrez es la interacción entre blancas y negras. El ajedrez es una obra de arte compartida. Sin un contrincante a la altura nada se puede hacer sino ganar burdamente. Esta idea del gran Mijaíl Tal, es aplicable también a la poesía: La belleza necesita tanto de un buen poeta como de un buen lector.



EVA: ¿Eres un insecto devorado por la palabra o una rosa que ofrece con candor su poesía?

JLT: El poeta ha de aventurarse por bosques y cálices en busca del Grial. El poeta no puede quedarse su logro como botón pues es de la humanidad.



EVA: El contrincante nos conduce a enfrentarnos con nosotros mismos, su nivel decidirá hasta qué punto. ¿Por qué se olvida tan a menudo algo tan importante? ¿Por qué es tan difícil encontrar respeto hacia el vencedor y hacia el vencido?

JLT: (Pregunta sin responder)



EVA: ¿Eres hombre de movimientos rutinarios anclados en viejas aperturas?
           
JLT: Todo está escrito. Nosotros no más torpemente leemos sobre el tinglado nuestro breve papel. Asignado circulares siglos antes que los párpados soñaran acaso con su blando amanecer al texto percibido por los ojos entre lágrimas deslumbrados de focos y desgracias, roturando el hueco frente de gentes intuidas, de soledades intuidas en todo caso siempre, pues no se las llega ni con los tonos rasgados, ni con jirones de alma, ni con las yemas en carne viva. Deshabitado frente de asideros y esperanzas donde se lanzan las palabras y los hálitos como hijos de viudas a una guerra ya perdida y desigual, como se arañan los días a la agonía de una enfermedad terminal. Quedamente a trompicones recitando desposeídos del más primario derecho al grito nos desvaímos hacia el mutis cierto. En nuestras vidas todo está escrito.



EVA: ¿Todo está escrito? Una actitud pesimista se conforma con leer el pensamiento ajeno, delegando responsabilidades y consecuencias al que nos antecedió. ¿Cuál es tu compromiso y responsabilidad como docente?

JLT: Todo está escrito surge de una meditación sobre el libre albedrío humano. No se puede ser poeta si se asume esa idea desde el punto de vista literario, ya que la creación ha de nacer de aportar algo inexistente por matices o circunstancias. Lo contrario sería plagio o afán de ego, a determinar cuál peor. Sobre la docencia, podrían ser ensayos enteros. Qué demonios con lo bello que es ver volar las ideas y conocimientos hacia otras mentes que tienen el destino de superarte.



EVA: No me queda claro cuál es tu compromiso y responsabilidad como docente... ¿Un ensayo e iniciativa puesto en marcha acaso? Qué modelo de educación implementarías para forjar mentes pensantes en vez de pasivos rebaños...

JLT: La docencia, similar a la poesía, se lleva en la sangre. Uno no decide, se siente magnetizado por el mágico transvase de ideas de una mente a otra, revivir en otros el brillo en la mirada la primera vez que oyes una historia, un pensamiento determinado.

La función de la educación como concepto abstracto es, como ya observaron Carlomagno o Alfonso al instruir a los hijos de sus súbditos (dándolos a estos por perdidos) es mejorar la sociedad. La educación como institución es la mejor inversión de un país. Sin embargo, no olvidemos que educa l tribu*. Por mucho que la escuela, el mecanismo especializado para crear ciudadanos honestos y solidarios, se extenúe en esfuerzos; la sociedad de consumo, a través de sus medios de comunicación de masas, lanza constantemente mensajes contrarios y proporciona modelos opuestos a los valores educativos de los currículos escolares.

(Me encantaría ampliarte el comprimido comentario al último y rico matiz de la pregunta)

En cuanto a los pasivos rebaños... es lo que un gobierno totalitario ansía. Ya vista la piel de la democracia, ya entone la música de la educación formativa, lo que desea es devorar como un lobo y apacentar entes sin capacidad crítica. Bradbury en su Fahrenheit 451, ya anticipaba un mundo donde los libros se destruían y se llenaba de pantallas, tres, incluso cuatro los pudientes, la habitación de la televisión. Allí uno vivía la vida de la familia de las series y veía campeonatos y súper campeonatos deportivos.

¿Por qué? Dos razones. Porque con la televisión, al contrario que con los libros, podías controlar lo que la población había visto y aprendido esa noche en masa. Todos lo mismo, fácil de actuar para manipularlos también en masa. Los libros, en cambió, hacen tantas personas diferentes como lecturas. Y en segundo lugar, porque eso mantenía los cerebros llenos de nada, entretenimiento banal y alejado de la realidad social. Mantenía los cerebros ocupados sin pensar, olvidados de su capacidad crítica.

Un régimen político tan feliz como el de España, con un desolador paisaje económico de desempleo y corrupción pero con una ciudadanía un tanto anestesiada en su lógica indignación por la grandeza deportiva de que los dos finalistas de la Champions sean ambos españoles y de Madrid.



EVA: La religión tiene un peso y poder político más allá de una monarquía, quien a su vez, somete con democracia a un pueblo. Coincido con tus argumentos sobre el empobrecimiento humano partiendo de una educación programada para generar esclavos; no reyes. Una nación embrutecida por X o Y factor, es materia fácil de dominar pero, ¿qué sucedería si todos fuéramos reyes, gobernantes; poderosos jerarcas? Poder y educación, ¿son instrumentos útiles para un sector minoritario con determinados fines?  

JLT: Bueno, mi crítica iba hacia la imposición de dos bloques a un electorado que se supone debe tener libertad en la diversidad democrática. En cuanto a la seguridad y libre convivencia en las actividades públicas cotidianas, creo tenemos un nivel digno de orgullo y defensa. En cuanto a la cuestión de si todos reyes, planteas un tema que adoro y sobre el que he impartido varios cursos universitarios: La utopía en la literatura.

La respuesta a un mundo de reyes, la aporta Huxley en su Brave New World. Una vez se intentó crear en una isla una sociedad sólo de alfas, la clase genéticamente más depurada desde el punto de vista intelectual, la diseñada para los puestos dirigentes. En teoría habría de ser una sociedad perfecta. Nada más alejado de la realidad. En breve plazo, la convivencia pacífica esperada se reveló un pantano de intrigas, luchas por el poder y asesinatos.

Encuentro que es una posibilidad, pero yo discrepo. Pienso que el logro de la excelencia en la educación no produciría enfrentamiento sino solidaridad. Creo en una educación en valores que acompañen los conocimientos. De lo contrario, habrá tecnócratas muy cualificados para construir fábricas que alberguen autómatas, no un bien común para una comunidad de personas.

Mi concepción del poder es la de Locke: pertenece a todos los hombres, que lo delegan voluntariamente en unos representantes, quienes honestamente han de buscar el bienestar de la sociedad. Nadie puede usurpar ese poder ilegítimamente como tampoco apropiarse del fruto del trabajo de otros. Esa es la base para un mundo feliz y justo y el único camino es crear los hombres honestos necesarios a través de una educación orientada hacia ello.



EVA: ¿Te has cuestionado que precisamente ese podría ser una grieta en el sistema educativo? Los que tienen el poder de enseñar, educar e instruir, todavía usan métodos anticuados que no corresponden con los tiempos actuales. Un mundo feliz no existe ni existirá, ¿qué propones entonces?  

JT: Vivir, simplemente vivir con el valor que le da a la vida de los hombres lo efímero. Intensidad que los inmortales, los dioses griegos, siempre envidiaron en nosotros.













(*) Educa l tribu: Concepto de Vygotski. Los niños se educan conviviendo en cada actividad cotidiana con todas las personas del entorno, más la familia, pero todos al fin y al cabo.

EntreVistArtista: César Naves






Para EntreVistArtista (EVA) © 2009 – 2016
Entre Tú y Yo: César Naves con EVA (La Palabra)



EntreVistArtista: Iniciemos con un boceto a lápiz de César Naves, el formato tú lo decidas...

César Naves: He estado dándole vueltas al tema del boceto… soy mal dibujante y aun así intenté hacer un autorretrato, un simple carboncillo que lógicamente fue directo a la papelera. Pensé en escribir un pequeño texto sobre mí, pero eso es aún más difícil porque acaba llevándote por caminos manidos. Pensé entonces en una foto mía, trabajé con photoshop, e hice 1001 retratos… a Dios gracias todos han sido reciclados ya. Y entonces, caminando por casa encontré algo que es sencillo, es una imagen de algo que yo creo que se puede definir de la misma manera que a mí.

Es algo orgánico, yo por supuesto lo soy, pero además mi obra en general lo es también. No tiene huecos, ni aristas, no hay nada oculto, ¡mira por dónde al menos yo me veo así! Se concentran en él millones de células sensitivas, que parece incluso que adivinan un poco lo que va a venir, ya antes de que tú lo toques dan toda la información para que su dueño se entere. Y por otra parte, es duro, demasiado duro incluso a pesar de tener una tan sensible tarea.

EVA: ¿El ADN de un cuento?​ ¿Metáfora por analogía? ¿Suceso visceral del Ser? Si bien no es tarea fácil hacer un autorretrato de aquel que nos acompaña día y noche, ¿qué me dices de yo? ¿Cómo es tu relación con él?

CN: Pienso en una ondulación, en una leve fluctuación entre un amor a veces, absoluto hacia yo, y un (no puedo decir odio) pero sí, contra un desamor (en contadas ocasiones). Y eso me lleva a fluctuar a su vez entre un punto de timidez, de no estar a la altura y una verdadera soberbia (de escasa duración ciertamente). También pienso en yo con la confianza que se tiene en las cosas inalterables, en aquellas que nunca te fallan, de las que conoces a priori en qué lugar, en qué momento te encuentras. Ciertamente yo me inspira mucha confianza y pienso que es una de las percepciones que transmito a los demás.

EVA: Somos una sociedad de consumo y desecho, por tanto, vivimos todo tipo de ausencias enalteciendo a yo a falta de aceptación del Otro. ¿Eres víctima de ese vicio? ¿Lo has sobrevalorado?

CN: Peco más de consumidor en todo caso que de enaltecer a yo. Afortunadamente he sentido ausencias en contadas ocasiones. Siempre me he sentido querido, acompañado, protegido y si bien me siento muy orgulloso de mi y de cómo soy, nunca he dudado de que he llegado aquí siendo así gracias al influjo de las personas que me han acompañado en el camino, de todas las vivencias que he tenido con los demás, y aquí van todo tipo de experiencias, tanto buenas como malas. Son estas últimas las que, muchas veces, te descubren más cosas de ti mismo. Si todo va bien, las reacciones son las previstas, es importante saber cual será tu respuesta ante situaciones adversas, y suelen ser las que te sorprenden. Todos decimos "si eso me pasara a mi yo haría…" (Es muy fácil juzgar viendo las cosas desde fuera, sin estar involucrado) y realmente hay que esperar a que te pase y luego hablaremos de cómo hemos reaccionado. Definitivamente pienso que no lo he sobrevalorado.

EVA: ¿El ser consumista es consumación del Ser? ¿Qué artículos, objetos, cosas e incluso personas te harían perder la cabeza a razón de poseer los? ¿El arte te consume?

CN: El ser consumista jamás consuma el Ser, al contrario, no le aporta nada, puede parecer que te satisface, que te completa, que te aporta todo aquello de lo que careces. Pero solo es producto de la materia y eso implica que no solo no logra la consumación, sino que va creando un espacio vacío cada vez más grande dentro de uno mismo.

No hay nada material cuya posesión me traiga de cabeza. Y mis cosas son mis cosas: puedes usarlas, apreciarlas, manejarlas; pero son mis cosas. Aunque soy muy posesivo con lo mío puedo de pronto deshacerme de algo si pienso que alguien lo quiere más que yo. Y en ese momento en que doy o regalo pierdo todo interés sobre el objeto. Hay quien te regala un jarrón por ejemplo, y cuando está en tu casa lo admira y le gusta decirte qué debes hacer o no con él, dónde colocarlo, si debe estar aquí o allá. No es mi caso. En cuanto a las personas, pierdo un poco la cabeza cuando me enamoro, y que hay una fase donde la posesión mutua parece algo casi natural... pero hay que armarse de valor y perder el miedo a darle alas a la otra persona (en este punto decido escuchar “Libre te quiero”, de Amancio Prada), y así cuando mires a tu lado y esté acompañándote tendrás la certeza de que es ahí donde quiere estar y no hay nada entonces en el mundo que te satisfaga más. A mí me cuesta mucho este paso porque soy una persona muy insegura en las relaciones, nunca creo estar a la altura de mi pareja.

Yo admiro mucho a las personas que son consumidas por el arte. Notas ese sentimiento que les corroe y que les empuja cada día, cada hora, cada minuto, que hace que irradien una energía que se percibe en cuanto les conoces. Yo quisiera ser así. Mi relación con el arte es muy hedonista, siempre debe producirme placer. Eso mi limita porque me hace moverme solo en el mundo que no me suponga ningún esfuerzo. Me encanta ver dibujo y pintura en el otro, personalmente pintar y dibujar me genera una gran ansiedad. Tengo un lápiz y un folio en blanco y solo pensar en que voy a dibujar algo me hace sudar a chorros y entonces abandono y vuelvo a mi zona de confort, recaigo en la fotografía y el video que me tranquilizan y relajan, así que podemos hablar de que para mí el arte es también terapéutico.

EVA: Exceso de confianza y decisiones erróneas, un día te hacen perder todo cuanto has amado y construido, ¿luchar por recuperar lo perdido e irías en busca de César para encontrar respuestas?

CN: Pienso que lucharía… En la justa medida (algo por todo lo que sea material, y hasta donde sea necesario y con la misma pasión que sentí cuando los recibí por aquellos seres que me acompañan y amo). Primero lucharía por recuperar todo, por no dejar que se fuera… y luego lucharía contra mí mismo, por dejarlos ir, si ese es el momento. Nos aferramos a todo con la esperanza de que si lo mantenemos para siempre eso asegurará nuestra propia eternidad. Cuando eres niño todo es más fácil y más real, lo que te rodea existe porque tú estás, y de pronto eres consciente de tu familia y de tu mundo, que no estaban ahí antes y que no estarán ahí después.

Sin duda buscaría a César, más que por las respuestas que me pueda dar, si es que las hay, por su capacidad de serenarme, de hacerme recapacitar y porque es capaz de llevarme a lugares desde donde puedo ver todo a distancia, alejándome y permitiéndome relativizarlo todo. Además César sabe que todo es cíclico y finito. Y que el final de algo es también el principio de algo más.

EVA: El mundo real de aquel niño visto en la distancia por el hombre desde otras realidades, espacios contemporáneos del ser no menos reales y sinceros que en la infancia. ¿Qué diferencias encuentras entre posibles similitudes? ¿La era tecnológica nos aleja irremisiblemente de la pureza inocua del tiempo?

CN: César siempre fue demasiado adulto, aun siendo niño, pero afortunadamente ha crecido y ya no es tan mayor. Pienso, a veces, que a pesar de ese sentimiento de cambio, de esa sensación de desarrollo todo es una mutación a un nivel mínimo, superficial y de apariencia. Si bien es cierto que aprendes y aprehendes, me sorprendo pensando en ocasiones, a mis 50 años, lo mismo y de la misma manera que cuando era niño o adolescente. Y es así como me sorprende que un señor mayor me mire desde el espejo cuando me asomo a su reflejo. Tengo más conocimientos, más experiencias, pero sigo enfrentándome a la vida de la misma manera, sólo que ahora tengo más recursos.

Achacamos a la era tecnológica el hecho de que vivimos de forma vertiginosa. Ocupamos nuestro tiempo en miles de actividades, de relaciones, de objetos, de necesidades creadas. Pensamos que solo existimos si al final del día hemos apurado cada minuto. Cierto es que socialmente estamos abocados a comportarnos así, eso nos impide pensar por nosotros mismos. Nos convierte en una masa manejable y dirigible. Pero debemos parar, primero un instante, respirar hondo y decirnos a nosotros mismos si esto es lo que realmente queremos. Finalmente es nuestra la decisión.  

EVA: En Internet, César Naves es presencia activa. Mueves tu obra dejándote danzar con ella en un vals industrial, algunas veces duro… como quien contrapone el arte con la esencia íntima de tu humanidad. ¿Cuáles son los aspectos de tu obra te lleva a enfrentarte contigo mismo en relación al ojo que todo lo ve, todo lo juzga y poco valora?

CN: Nunca suelo enfrentarme a la obra, es como enfrentarse a la vida, por mucho empeño que pongas siempre te lleva por donde ella quiere y he aprendido a sacar partido. Si lo hago es fundamentalmente por alguna cuestión técnica, por una imposibilidad de hacer lo que quiero con los medios que dispongo. En este caso lucho y lucho mucho, dedico gran cantidad de esfuerzo y tiempo para intentar conseguir el efecto deseado. Y lucho siempre a la hora de mostrar las obras, ese paso final de compartir me hace contener la respiración hasta que recibo el beneplácito de aquellos con los que trabajo y de pronto me desinflo, el alivio es tremendo. También tengo la sensación de que muchas veces mi trabajo es algo meramente estético y que no he logrado transmitir nada más. Esto simplemente me apena.

EVA: ¿Qué factores son propicios en alimento de tu arte y qué circunstancias te llevarían a declinar todo trato con él? Respecto a la aceptación del Otro… ¿el aplauso ajeno es más importante que el propio?

CN: Pienso que todo aquello que nos rodea, todo aquello que vemos, que sentimos, nuestro propio estado de ánimo es un factor propicio para desarrollar cualquier labor creativa; la creatividad es innata y se alimenta de cualquier cosa que estimule nuestro cerebro; y es también imparable, produzca o no una obra física. No creo que sea factible decidir no tener trato con el arte, si acaso no tener relación con el arte comercial, que dirigiera la producción, que marcara precios y tiempos de entrega. Expresarse artísticamente ha de ser siempre algo satisfactorio, en caso contrario no hablaría yo de arte, hablaría de producción, de rendimiento y probablemente esto me llevara a dejar de mostrar. Y esto se hilvana con la siguiente pregunta... el motor de todo ha de ser siempre el disfrute personal, ese transitar por un proceso creativo cuyo resultado puede no alcanzar el resultado deseado pero como en la vida, lo importante es el camino.

No por ello el aplauso de los demás deja de ser importante, al contrario, lo es y mucho, refuerza, potencia, estimula... sobre todo cuando es literalmente ajeno. Cuando alguien que no me conoce se dirige a mí hablando de lo que ha sentido viendo algunos de mis trabajos... es que no hay palabras...


EVA: Sensaciones vitales de abandono, de deseo, anhelo y esperanza. ¿Qué tamaño, peso, color, textura e incluso aroma tiene tu obra? Definamos conceptos, estilos, tendencias, directrices, etiqueta, precio... 

CN: Es fácil: tiene un tamaño y un peso mínimos. Tanto la fotografía como el vídeo son pictóricos, tiendo en exceso al barroco, a la sobrecarga de imágenes, a los colores pesados y las texturas orgánicas, grandes aliados que me ayudan con mis deficiencias técnicas. No soy consciente de una influencia clara, aunque yo lo definiría como mayoritariamente neo-expresionista. Y desde luego no le pondría precio económico, es un concepto que me asusta... soy muy dado a regalar mi trabajo si alguien me lo pide.


___________________________________________________________
   



Technical Editing & Digital Photography. “Adolfo Posada” institute, Oviedo (2008) + Currently teaches lessons of photography & digital art in the MARBAS Cultural Arts Association, coordinated by Jaime Rguez. + Founding member of AXIAL art group (2010) / director & coordinator of AXIAL Art_meets (2014)

Solo exhibitions

2015 > Sintopía [fotografía] Galería Octógono, Avilés. / 2013 > Dueto [videoinstalación] Palacio Valdecarzana. La Noche Negra, Ayuntamiento de Avilés / 2012 > secciones - Galería Texu, Oviedo + La lógica de las formas isomórficas - LE DRESSING. Vidéo art in Free'P'Star, París. + Antimicrobial protection - La Sala de Blas, espacio de arte independiente, Archidona, Málaga. + Acahualinca - CMI "Ateneo de la Calzada", Gijón. / 2011 > Conexiones, solo exhibition "va de pantallas" VALEY, Piedras Blancas.

Group exhibitions

2016 > FeriaArte, Oviedo - stand de la galería Octógono + XLVII Certamen Nacional de Arte de Luarca + Miragens, Casa das Artes Bento Gonçalves, RJ, Brasil. + ArteAlter, CMAE, Centro Municipal de Arte y Exposiciones, Avilés. / 2015 > Process, CMAE, Centro Municipal de Arte y Exposiciones, Avilés. + MIRAGENS, Instituto Federal de Mato Grosso do Sul, Campo Grande, Brasil. + Frida KAHLO a woman in the future, Biblioteca Comunale in Piazza Sant'Ambrogio, Roncello - MB, Italia.. / 2014 > Colectiva, Galeria Octógono, Avilés + ESPEJO-BELLEZA, La Sala de Blas, Espacio Arte Independiente, Archidona, Málaga. + La Sutil Decadencia, CMAE. Centro Municipal de Arte y Exposiciones de Avilés. + el Deseo Latente, AAC MARBAS. La Sala de Blas, Archidona, Málaga. + SINEDIE XI, Galería Amaga, Avilés. / 2013 > XLIV Certamen Nacional de Arte de Luarca. Itinerante. + Los Ecos del Silencio Galería Lola Orato (junto a Mind Revolution) + ACTIVA'2013 International sound-videoArt, Museo Barjola, Gijón. | Galería TEXU, Oviedo | #kedarte2013 - Fuentelfresno, Soria. | + cuerpo|identidad video & performanceArt, Factoría Cultural de Avilés + FACBA, V Feria de Arte Contemporáneo de Bellas Artes, Universidad de Granada. + IX Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Arévalo, Avila. + caos|orden, Galeria Gloria Heldmound [on line] + Sinedie9 - Factoría Cultural, Ayto de Avilés / 2012 > Límites - VALEY, Castrillón + Fragmentos - sound-videoArt - la Noche Negra de Avilés, CMAE, Avilés + Contexto. CMAE, Avilés + FeriaArte Oviedo'2012. Stand de la Galería Texu, Oviedo + VIII Feria de Arte Contemporáneo de Arévalo, Iglesia San Martín, Espacio Cultural de Caja de Ávila + Carta de Ajuste. La Sala de Blas - Espacio de Arte Independieente, Archidona, Málaga. + Galería Octógono, Avilés + Metamorfosis. Corredoiragráfica, Gijón + Mater Dolorosa, Sala de Blas - espacio de Arte independiente, Archidona, Málaga. / 2011 > Sinedie8, Lola Orato Art Space, Oviedo. + in Extenso (digital and media art), homage to Peter Roehr, CMAE (Art and Exhibition Center), Avilés + Alfabeto (performance & installation), CMI Ateneo de La Calzada & FMC (Gijón) & Vostell Museum (Malpartida, Cáceres) + ¿El tamaño importa?, Galería Texu, Oviedo. / 2010 > converxencies-konbergentzyak, MEM- Exhibition Hall of the Provincial Archives,Vitoria-Gasteiz + II Solidarity Photography Contest. Provincial Council of Jaén (Andalucía) + 8ª Bienal de Pequeño Formato "Martínez Pedrayes". Rotary Club, Galería Amaga, Avilés + IN SITU thinkingwall. Obra en proceso. Think - espacio de arte, La Felguera (Langreo)

Video art exhibitions

| 2014 > PIXELINN EXPOSITION. Data Glitch Abstract Geometrique Minimalisme Experimental Virtualisme [IMMERSION DANS LE PIXEL] curated & coordination: Nicolas Koroloff. + ACTIVA'2014, Galería TEXU, Oviedo | Gloria Heldmound | 2013 > NiO 2 - Muestra Internacional de Videoarte, Universidad Tecnológica de Pereira, Colombia. + Abstracts Currents: Interactive Video Even of Tamaryn, Marron Atrium of MoMA, NY. + ACTIVA'2013 International sound-videoArt, Museo Barjola, Gijón. | Galería TEXU, Oviedo | #kedarte2013 - Fuentelfresno, Soria. + Last transmission, galería Gloria Heldmound, UH513 directores: María Castellanos y Alberto Valverde – All rights reserved | 2012 > ACTIVA'2012 International sound-videoArt, Galería TEXU, Oviedo | Magmart, Napoli (Italia) | Noche Blanca de Avilés, Ayuntamiento de Avilés. Asturias | Le Dressing Vidéo Art In FREE'P'STAR, Paris | + Natura. Fragmentos - intervenciones audiovisuales en la Noche Negra de Avilés. + Untitled - Noche Blanca ' 2012. Ayto de Avilés coordinado por Emilio Lanzas + Ruins, Compro-mi-S.O.S. - Sala Exposiciones "Club Diario Levante", Valencia + Last Mirage (video performance and videoarte) Intervenciones sin Huella. Centro de Historia. Ayuntamiento de Zaragoza. | 2011 > La lógica de las formas isomórficas, sound.videoArt exhibition with Min.


"Casa en venta, Pintura expuesta"






MUSEO 2016 – 2017 | Proyecto por Rosa MaJiCor
Artista invitado, José María Escarastegui (Bilbao). 




“El amplio concepto  de casa en manos de una artista  inquieta y evocadora, una serie de  cuadros repletos de claves y  secretos que extrañamente  además de ser obras artísticas de pleno derecho también son planos, planos técnicos que a diferencia de estos no están dirigidos a delimitar y restringir fríamente volúmenes medidas o cotas, estas pinturas son planos emocionales de las vivencias que todas los hogares protegen celosamente, hojas de ruta basadas en la introspección, el recuerdo y la búsqueda que muestran tanto como ocultan, al fin y al cabo todos somos frágiles casitas con tabiques de piel”. (José María Escarastegui Mendoza)










CASA EN VENTA - PINTURA EXPUESTA

Sin ser propiamente un título, «Casa en venta, Pintura expuesta», corresponde a un planteamiento que se lee y entiende como se anuncia. Si el arte es constante pronunciación del ser, no veo razón separar sus partes dejando fuera la existencia material de las cosas. El artista no puede ni debe condenar al que le precede a cargar errores heredados por ignorancia u omisión; por el contrario, ha de actualizar conceptos y adaptarlos a su tiempo. ‘Por amor al arte’ es una práctica mal entendida que perjudica en vez de beneficiar. Remunerar el trabajo del artista lo dignifica y a todos enaltece. Crear un aura de magnificencia en torno al artista, no es regalo; minusvalora su trabajo y lo empobrece. Ser un profesional del arte no es sinónimo de entrega fiel y ciega a una causa de antemano perdida. Todo artista merece trato digno y respeto empezando por casa, porque es en el hogar donde se le reconoce al hijo sus méritos, sin pretender que el vecino lo colme de bienes. Casa en venta ofrece lo que la pintura expone: planteamiento en sustento a la obra de una mujer que hizo de su casa interior el recinto donde manifestar su ser.









“No haya piedras en mí camino que pesen sobre mis cansados hombros”
(Rosa MaJiCor)






"el cuento Rosa de Matilde" /Fotocomposición para un poema 






CAMINOS INCIERTOS DEL SER

El hombre de Dios había advertido a la Familia que aquel terreno empedrado les atraería dolores de cabeza, pero de testa dura al fin y al cabo, estaban decididos a enfrentar el golpe. Cuando se vieron en posesión de 1013 m² de tierra sepultada por piedras, quisieron dar marcha atrás pero se toparon con piedras de otra naturaleza que los obligó a reducir su espacio, limitando el campo óptico de la razón. La única zona despejada era el habitáculo donde la antigua dueña vivía que además servía de templo a sus prácticas ocultistas; información omitida por el santo varón. Sin embargo, lo que menos pesaba en el albor de aquellas vidas era el aspecto supersticioso de razones ocultas, estaban curados de espanto, las circunstancias los habían colocado muchas veces en los límites de lo impensable. No había espacio para lamentos, imperaba desempacar las ilusiones y adaptarse a la precariedad de aquel cuchitril o hacer de él el templo donde moraran las almas buenas. Y se hizo la luz: “la casa de allá abajo” rezumaba paz y armonía, no importaba si el mismo lugar servía para dormir, comer o recibir visitas los domingos. La Familia se consagró con fe ciega a su nueva empresa: construir una casa a su imagen y semejanza, pero antes había que deshacerse de tanta piedra echando mano del tiempo: un anciano con voluntad de hierro, a quien le tomó diez años quitar una a una de ellas, las señoras de esas tierras.

Cuando la Familia llegó a fincar su futuro en aquel paraje desnudo de rosas, eligió el camino empedrado como reto minimizando el enorme obstáculo ante ellos con la intención de construir la casa de sus sueños, sin sospechar que los más grandes con pena llegarían a viejos y los menos desgraciados envejecerían antes de tiempo, dejando la empresa a la buena de Dios. El día que la Familia se adaptó al lugar, cedió terreno a decisiones inciertas dejando que los adoptara, finalmente terminar siendo inquilinos de todos los tiempos. Algo debió salir mal o en exceso bien, porque con aquellas piedras se levantaron tres bardas ahora guardianas del templo de mí memoria; tierra viva que florece debajo de ellas y por encima de la mala yerba.




"Casa de dos" / Fotocomposición para un poema



"Fui una niña de casa que pintaba casas, en ellas palpitaban razones de sobra: me imaginaba grande para seguir siendo pequeña, a la vez que esbozaba casitas preñadas como quien gesta sueños para el mañana. La Casa Fortaleza tenía paredes negras (humo) y puertas blancas (niebla) en cuyo interior había más casas, y más adentro, estaba la Familia abrazados a Doña Ángela, la matriarca. Cortés en el trazo, mis casas tienen nombre de mujer por la esencia femenina las he alimentado. Opuesto al escenario interior que se crecía día a día en los espacios gozosos del ser, como una cuestión personalísima, afuera se desarrollaba un paisaje distinto... aunque colorido y alegre, era solitario y silencioso, si acaso había un perro con el olfato atento. Un sol robusto y sonrojado sonreía en lo alto a mano derecha, toda vez que la luna aparecía tímida a su izquierda pálida y delicada. El tiempo siguió su curso y yo caminé despacio detrás de él, sin temor a llegar tarde por si acaso hubiera sido imperativo ser puntual; en parsimonioso silencio me conduje solitaria con mis casas dentro, dueña y señora de mis juegos". (Rosa MaJiCor)


Material perteneciente al proyecto independiente, MUSEO 2016 – 2017 por Rosa Matilde Jiménez Cortés, en colaboración con el Artista visual, José María Escarastegui Mendoza.

+ Primera publicación | MUSEO (sala vacía)
+ Tercera publicación: MUSEO | “Habitáculos del Ser”. 
EntreVistArtista (EVA) ha sido estructurado para que "Entre Tú y Yo" vayamos al encuentro del Otro, siendo arte y parte como interlocutor.

Archivo del blog