.
.
.
.

La Carta




La Carta, un viaje al pasado de mi memoria.
 

 
Vestida de blanco de pies a cabeza, vela en mano asomaba mi preocupación en dirección a la puerta principal del templo deseando verlos llegar en cualquier momento, pero el que entraba y salía con insistencia era el sacerdote amenazando cancelar mi Sagrada Comunión. Mientras tanto, tía Susa enmarañaba aún más mis nervios con su manía por mantenerme siempre almidonada, erecta como el pensamiento más casto y puro. Transcurrida una hora o quizá más, veo llegar a mis padres: uno apoyando al otro, con las miradas clavadas en el piso como quien busca mantener erguido el orgullo herido. Al llegar a casa, una vez pasado el rito sagrado de mi primera vez, supe que aquel hombre alto y fornido había sido desahuciado. Nueve años después, mi padre se fue dejándome sola con mis cartas; el recuerdo de ellas dictadas por él desde su lecho de enfermedad.

Con 7 años, aquel día me prometí no volver a vestir de blanco.


 

______________________________________
Texto e Imagen por Rosa Matilde Jiménez Cortés
Proyecto La Carta © 2015 | Todos los derechos reservado
e-mail: lacarta.majicor@gmail.com

 

3 comentarios:

  1. Malditos recuerdos agridulces...los mios suelen paracerse bastante a los tuyos...la maldita infancia, que muchos mitifican y bendicen. Afortunados ellos.
    Solo tus promesas , son verdaderas,

    ¿¿No te has vestido nunca de blanco?
    Sabes que te quiero, y si lo hubieras hecho...no pasa nada,porque las estrellas y mi luna, te protegen siempre...!!! Besos azul marino, dulces, muy dulces....

    ResponderEliminar
  2. Arte,
    hilo rojo,
    vivo,
    fuerte ata mi dolor.

    No quisiera
    ni en recuerdos
    ver tan triste a Dulce Flor.

    Blanca,
    nívea,
    su esencia,
    guarda ella con pudor.

    Cree que viste un nuevo traje
    do se ignora el "No Color"

    Un mandala
    tejo,
    ahora,
    entre letras y con amor...

    ResponderEliminar
  3. Policromo su universo
    la niña
    abandona
    la niña

    Aunque,
    No existe alteración
    que afecte su albo.

    ResponderEliminar

EntreVistArtista (EVA) ha sido estructurado para que "Entre Tú y Yo" vayamos al encuentro del Otro, siendo arte y parte como interlocutor.

Archivo del blog